La Actitud que Marca la Diferencia.

Sin ánimo de meterme en camisa de 11 varas y respetando todas las actitudes, la actitud que no logro comprender son aquellos individuos que se acomodan en el hastío justificando que no pueden dar más de sí mismos en momentos decisivos

Cada uno es libre de tomarse las crisis como precise más oportuno para aprovechar su tiempo de ocio. Los habrán que prefieran no hacer nada para justificar el cansancio acumulado y el hastío, cuando en realidad están hundiéndose más en el problema. Y luego están los que estando en la misma situación deciden distraerse haciendo cosas porque no quieren perder nada más, y eso ya es más productivo a medio/largo plazo que no hacer nada.

Por supuesto, ambos casos son respetables pero, los que no hacen nada, tampoco es que hagan méritos por merecerse nada, lo que sería injusto concederles luego sus derechos respecto los que sí han hecho algo productivo. Las cosas hay que ganárselas realizando tareas productivas y eso se nota en la voluntad que refleja la evolución a largo plazo.

Independientemente de las circunstancias, cada uno es tan capaz como libre de lo que piensa. Por muy mal que vayan las cosas siempre tenemos dos opciones; podemos cruzarnos de brazos esperando la vida pasar o podemos intentar mejorar nuestra calidad de vida cambiando nuestra actitud por el simple hecho pasar a la acción con pequeños actos hasta que sea un hábito sin darnos cuenta. El resultado puede ser el mismo pero, está claro que, si buscamos un cambio habrá más posibilidades de encontrarlo pasando a la acción.