Odiar o no odiar, he ahí la cuestión.

Tras cerrar el ciclo de abuso emocional encubierto, estaba reflexionando sobre las emociones negativas que te hacen sentir determinadas circunstancias y/o personas para digerir mejor los rencores y mirar hacia adelante, y si me preguntaran que si he sentido odio alguna vez en mi vida, contestaría rotundamente NO. 

En serio, por difícil que cueste de creer porque se habla mucho del odio cuando sufres una mala experiencia, en realidad pienso que se descontextualiza mucho los conceptos confundiendo toda clase de emociones negativas propias de las decepciones producto del calentón, obvio, del momento. Tampoco pongo en duda que no exista el odio ni la maldad, aunque es dificil digerirla para quienes no la sopesamos, por eso creo que las personas buenas y malas se diferencian, precisamente, en que las malas son presas de una oscuridad que no saben iluminar igual que las buenas. 

De todas mis experiencias malas, por poner un ejemplo, la peor fue la relación sentimental con una psicopata narcisista que intentó despersonalizarme. Bien, al inicio de la relación y pese sus defectos, llegue a amarla tanto a sus virtudes como sus defectos de la empatía de haberle mejor persona como creo que merece ser todo el mundo y a como a mí me gustaría que me lo hicieran, de hecho como no había amado nunca en anteriores intentos de relación o enamoramiento. A pesar de detectar banderas encubiertas que creí que podría gestionarlas, cuando fuí consciente del abuso emocional que sufrí, sentí rabia, impotencia, decepción, tristeza, incluso ganas de venganza o rencor al principio que se van diluyendo con el tiempo a medida que vas asumiendo y aprendiendo a soltar apegos, he ahí la lección pendiente de la víctima. Pero odio como tal no sentí, ni lo he llegado a sentir en ningún momento.

Con la mano en el corazón desde mi más expresa sinceridad. Tampoco la sigo queriendo, evidentemente, pero tampoco puedo decir que no la quiera, ni frío ni calor. Quizás sea el recuerdo de lo que un día sentí que me hace no llegar a odiar e incluso no llegar a no quererla, pero tampoco quererla, es dificil explicarlo, es indiferencia, inexistencia, como si no la conociera ya y en cierto modo así es, ya que la farsa que me hizo vivir fue una proyección de mis virtudes para que me enamora, lo cual en realidad estuve enamorado de mi mismo. 

Si duele, no es amor ni amistad.

#ReflexionesNinja

Y con el resto de malas experiencias que haya podido tener he sentido es lo mismo, proporcionalmente a la confianza de cada tipo de relación, ya sea dependencia sentimental o de falsa amistad encubierta. Porque cuando alcanzas el nivel de comprender que todas las cosas ocurren por algo y por nada, a su debido biorritmo, alzanzas el nivel de paz interior para saber soltar lo que no aporta y valorar lo que sí. Y comprendes que saber perdonar no es perdornar a quién te lastimó ni perdonar la vida al prójimo, sino perdonarse a si mismo por haber permitido ciertas atrocidades desde la ingenuidad.

2 comentarios en “Odiar o no odiar, he ahí la cuestión.

  1. Me alegro que te guste, amiga, y que inspire, porque por difícil que parezca, solo es una incertidumbre que quema hasta que aprendes a controlar ese fuego que llevamos por dentro y la auténtica reeducación empieza por aportar todos ese granito que nos hace más humanos para vencer a los prejucios iniciales. Un abrazo y gracias por leerme! 😊

    Me gusta

  2. Me emocionaste, amigo!
    Esto debe ser imposible de entender por la triada oscura…, sólo los seres sintientes que se aferran a sus valores, pase lo que pase, comparten ese límite en el enojo, que no te deja llegar al extremo del odio.
    Esto es “Fruto” de un gran trabajo de desarrollo personal, que nos inspira al resto.

    Gracias mil!

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.