No hay luz sin oscuridad

Lo más dificil para una persona altamente sensible y capaz es hacer de tripas corazón en un mundo rodeado de personas altamente insensibles, tratando a la vez de proteger a su entorno porque son los pilares que le han enseñado a tener una sensibilidad por encima de la media que tanto escasea en el resto del mundo porque las prácticas equivocadas están demasiado normalizadas o encubiertas.

La sensibilidad es una de la habilidades que más escasean porque no todo el mundo está dispuesto a autoconocer sus defectos como sus virtudes, es mucho más fácil pero incompleto conocer únicamente las virtudes y se rompe el equilibrio emocional que saben aventurarse a tener las personas altamente sensibles. 

Y por eso, paradójicamente, las personas sensibles son, en realidad, más fuertes de lo que aparentan y las personas insensibles aparentan una falsa fortaleza para disimular el vacío existencial de no autoconocerse, gastando sus energías en disimularlo en lugar de cambiarlo porque es la realidad entre el bien y el mal de cada personalidad. 

A pesar de las diferencias esa es la auténtica riqueza de la diversidad, ya que como ambas personalidades les cuesta tanto hallar el equilibrio hacia su respectiva dimensión, al menos entre ellos conforman el equilibrio de la vida entre el bien y el mal absoluto. Las personas insensibles se cruzan en la vida de las sensibles para ponerle los pies en la tierra de su idealismo haciéndoles aprender de las experiencias negativas que les bajan de su mundo de positivismo, mientras que las personas sensibles aportan (o tratan de aportar) la chispa de la felicidad que les falta a las personas insensibles para que no se sumerjan en una eterna oscuridad de caos y destrucción que acabe destruyendo el universo conjunto donde deben convivir. 

Lo que a menudo suele ocurrir que las personas sensibles se vean más saturadas más fácilmente y absorbidas por las insensibles, ya que la oscuridad no requiere tanta energía como la luz. Ese es el secreto, en mi modesta y particular opinión del equilibrio o más conocido como el Ying y el Yang o el ciclo de la vida. 

Por eso, aunque lo más complicado es hacer de tripas corazón pero necesario para sobrevivir, merece tanto la pena retirar la atención de aquello que no merece tenerla, tanto como el mérito a entregarla para tener argumentos con fundamento sólidos haciendo el posterior juicio de valor. Es lo que, en mi opinión, diferencia a unos y a otros, los que se apartan de lo que no aporta y los que hacen luz de gas o ‘gaslight’ porque carecen de argumentos y de habilidades para lograrlos honestamente.

Un comentario en “No hay luz sin oscuridad

  1. Buenos días, Carlos,

    De tus mejores textos, de verdad. Hasta el café me ha sabido más rico esta mañana mientras te leía!

    Es el ecosistema emocional. El equilibrio que no vemos por juzgarlo de justo o injusto. No existiría La Luz sin oscuridad.

    Lo importante es que los q están aquí para aportar esa luz, lo hagan sin miedo, con consciencia de q están alumbrando la oscuridad. Que otros q tienen su luz apagada, la enciendan cuando vean q otros alzan sus brazos con el mechero prendido. Disfrutar del concierto que es la vida!

    Quiero recomendarte El Kybalion, filosofía hermética. Seguramente ya lo hayas devorado…pero habla de esto q mencionas.

    Un fortísimo abrazo

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.