Diferencias entre discutir o debatir

La diferencia entre debatir y discutir reside en que el debate es una forma de compatir ideas desde el respeto y la calma, mejorando los argumentos aunque no se compartan las mismas ideas para llegar a un consenso entre todas ellas. Mientras que las discusiones son todo lo contrario, se alza la voz perdiendo toda credibilidad posible con el único afán de obtener reconocimiento o la razón absoluta.

La responsabilidad de las conversaciones polémicas es bidireccional, tanto del que empieza como del que sigue, porque dos no se pelean si uno no quiere. Y todos los que participan en una discusión lo hacen porque tienen heridas emocionales pendientes de resolver, como una manera de llamar la atención para desahogar las penas que cicatricen dichas heridas buscando el consuelo o el reconocimiento ajeno. 

Cualquier temática se convierte en un tabú como sistema de supervivencia para defender la creencias y principios aprendidos. En la medida proporcional de cómo sean esas creencias, más o menos racionales, afectará al desarrollo del ser humano. Cuando más conocimiento obtiene el ser humano más sabio se vuelve, pero la gestión de sus heridas emocionales marcará la evolución de su sabiduría. Una heridas emocionales sin resolver hará que el ser humano se comporte de forma arrogante, porque se sentirá abrumado tratando de lidiar con tanta información valiosa sin saber saber valorarse y/o no ofender al prójimo con las controversias, terminando por autocensurarse para no sentir el rechazo social del resto de humanos que, aunque en apariencia o no, sepan gestionar mejor sus respectivas heridas emocionales. Y así, entre la biodiversidad diversa  terminan manifestándose las heridas emocionales buscando una solución, aunque sea en forma de conflicto por tratar de esconderlas. 

La polémica está servida con cualquier temática por como deporte, política, sexualidad, etc… el ser humano se vuelve arrogante cuando no sabe gestionar sus emociones a medida que gana experiencia, se abruma con tanto conocimiento porque le da miedo lidiar con esas heridas emocionales auto censuradas por no saberse valorar y/o no ofender con las controversias. Pero con respeto, tolerancia y asertividad podemos evolucionar haciendo lo correcto sin dañar a nadie ni traicionarnos a nosotros mismos.  


Es cierto que, como humanos, es evidente que hemos evolucionado bastante para salir de la vieja zona de confort desde que se inventó el fuego, la rueda y la columna vertebral fue erguiéndose poco a poco con el paso de los años. El cambio osseo podría explicar como la transformación sufrida con el paso de los años ha ído moldeando en forma y tamaño los sonidos emitidos al tener más espacio o estar distribuidos de otro modo. Desde entonces hemos desarrollado nuestra capacidad de supervivencia formandonos profesionalmente para conseguir y transformar la materia prima de la naturaleza hasta dar lugar a lo que conocemos como progreso.

Pero, en mi opinión, todavía queda mucho que desarrollarnos en el campo mental de igual manera y así equilibrar cuerpo y mente en uno. Algo que, hoy por hoy, está al alcance de todos y han conseguido unos pocos que se han concentrado en ello. Por  ejemplo los grandes pensadores, los emprendedores, los llamados “locos” que se salen de la norma social, y quizá alguna excepción más.

Entre toda esta diversidad cultural y natural que disponemos es normal, que hayan errores que supongan un conflicto entre el instinto animal por naturaleza (narcisismo) y la evolución racional de la mente (empatía) compenetrándose como un equipo con las virtudes y carencias de unos y otros pero, explotando como dinamita con los malentendidos causados por las discrepancias. Y así, con el paso de los años y la libertad de expresión de los distintos medios de comunicación. Es como si estuviera candente una especie de guerra civil entre especies que va implosionando de tanto en tanto para descargar tensiones y llegará un momento en que explote como un volcán. Ese momento, creo yo, está cada vez más próximo si no ha llegado ya, porque nos hallamos en plena transición neurociéntifica y es probable que se trate de  un cambio de ciclo nuevo sincronizado, también, con el respectivo cambio climático natural, como cuando se extinguieron los dinosaurios hace millones de años y solo perduraron las especies evolucionadas.

Sinceramente, creo que un desarrollo personal adecuado ayudaría a equilibrar la salud mental, sin llegar a abusar de la medicina científica, disminuyendo muchos estados psicosomáticos que acaban desarrollando las células que provocan algunas enfermedades, trastornos, etc.

Por ello es necesario reeducarse y documentar sobre la ciencia que estudia la mente, la psicología y la neurociencia, para aprender a dominar mejor y/o no subestimar el gran poder mental de las emociones que tenemos entre los hombros.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.